eltijoaquin@hotmail.com - facebook.com/El Ti Joaquin

jueves, 24 de enero de 2013

Un cuento para mi ángel.



Cuenta una leyenda que un niño que estaba en el cielo, en el momento de nacer le preguntó a Dios:
- Me dicen que me vas a enviar a la tierra. ¿Pero… cómo voy a vivir, tan pequeño e indefenso que soy?
- No te preocupes, de entre muchos ángeles escogí uno para ti, que te está esperando y te cuidará – contestó Dios.
- Pero dime, aquí en el cielo no hago más que cantar y sonreír, eso basta para ser feliz, ¿qué me ocurrirá allí?
- Tu ángel te cantará, te sonreirá todos los días, sentirás su amor y también serás feliz.
-¿Y como entender lo que la gente me hable, si no conozco el extraño idioma de los hombres?, - siguió preguntando el niño.
- Tu ángel te dirá las palabras más dulces y tiernas que puedas escuchar, y con mucha paciencia y cariño te enseñará a hablar, – respondió Dios con dulzura.
-¿Y que haré cuando quiera hablar contigo?
- Verás…, tu ángel te juntará las manitas, te enseñará a rezar y podrás hablarme.
-He oído que en la tierra hay hombres malos. ¿Quién me defenderá?
- Tu ángel siempre te defenderá, aún a costa de su propia vida.
- Pero estaré siempre triste porque no te veré más, Señor.
- Tu ángel te hablará siempre de Mí, y te enseñará el camino para que cuando lo necesites regreses a mi presencia, aunque yo siempre estaré a tu lado.
En ese instante, una gran paz reinaba en el cielo pero ya se oían voces terrestres, y el niño presuroso repetía con lágrimas en sus ojitos sollozando...
-¡¡Dios mío, si ya me voy dime su nombre!! ¿Cómo se llama mi ángel?
- Su nombre no importa, recuerda…, tu sólo le dirás: MAMÁ .

Este cuento de autor desconocido se lo dedico a mi ángel, que está pasando por unos momentos difíciles.



sábado, 19 de enero de 2013

La bendición de San Antonio



El siguiente relato parte de los escritos de San Atanasio de Alejandría, obispo, reconocido padre de la Iglesia Cristiana. Servirá para explicar una tradición prácticamente mundial, ya desaparecida en Ayoó, el extraño rito de la bendición de los animales el 17 de enero, festividad de San Antonio Abad. Festividad importante en muchos lugares, entre ellos mi cercano pueblo natal, Calzada, sitios donde además se dice “17 de enero, San Antonio verdadero”; no porque los demás santos sean falsos, posiblemente sea por reconocerlo como cercano y beneficioso en la tradicional cultura popular rural, en la que humanos y animales convivían en concordancia para la supervivencia de ambos, un santo invocado en los difíciles momentos de enfermedad, partos o dificultades de reses o mascotas; un santo de reconocida fama incluso en otras culturas: en oriente el mes de enero se denomina “Antosniaku”. Esto revela el equilibrio necesario global entre humanos, animales y naturaleza, una balanza que hoy no es fiel, con unos resultados difíciles de pronosticar. San Atanasio escribió, y por eso la conocemos tan bien, la “Vita Antonii”, la biografía de San Antonio, Abad, el Grande, o de Egipto, que nació a orillas del Nilo en el seno de una familia rica. A los 20 años quedó huérfano junto a su hermana, a quien puso al cuidado de unas mujeres piadosas con cierta cantidad de dinero para garantizar su futuro, vendió el resto de sus bienes dando todo a los pobres y se retiró a la vida ascética. Murió un 17 de enero en el año 356 DC, después de vivir 115 años. Se le representa con un cerdo a los pies, no por su amor a los animales, que seguro que era muy grande por vivir tan integrado en la naturaleza, si no por sobrevivir al pecado, a la tentación del demonio encarnado en el cerdo, sucio y terco, por dominar con valentía la impureza. Un inocente animal a los pies, en teología, también indica dominio de la creación, por tanto, haber ganado el cielo. En la edad media, una enfermedad conocida como “el fuego de San Antonio”, el ergotismo, causada por la ingesta del cornezuelo del centeno, provocó un éxodo de enfermos a la iglesia de Saint Antoine de Viennois, lugar donde se guardan las reliquias del santo. Una congregación, los Antonianos, atendían el hospital anexo a la iglesia, y para alimentar tantos pacientes soltaban cerdos bajo el patrocinio de San Antonio, que se alimentaban naturalmente o de lo que la gente le daba. Tradición mantenida en muchos lugares, como en La Alberca (Salamanca), y recientemente perdida en la vecina Astorga, el “marrano de San Antón”, animal bendecido, liberado y alimentado popularmente hasta el momento de su sacrificio. Éste pudiera ser el verdadero origen del patronazgo de los animales, aunque otros relatos los relacionan también, como aquel de una jabalina con sus crías ciegas que fueron curadas por San Antonio, del que en gratitud nunca más se separaron, defendiéndolo incluso del ataque de otras alimañas. O el que más me gusta, “La Leyenda Dorada”, escrita por el dominico Santiago de la Vorágine, que recoge leyendas piadosas sobre santos, como la de San Pablo de Tebas visitado por San Antonio. San Pablo, eremita, era alimentado en su cueva por un cuervo, que todos los días le traía una hogacita de pan. Aquel día, por la visita, el ave acudió con dos hogacitas, hecho que maravilló de tal forma  a San Antonio que a la muerte del cuervo lo enterró ayudado por dos leones y otros muchos animales. El hecho quedó grabado sobre un lienzo al óleo por el maestro Diego Velázquez en el año 1634, expuesto en la actualidad en el Museo del Prado de Madrid. A éste San Antonio se le suele confundir con San Antonio de Padua, el del 13 de junio, el del responso para los objetos perdidos, el de pedir novios, el del cántico de los pajaritos, el que por admiración tomó el nombre del Grande, del Egipcio, de San Antonio el Abad, que en hebreo significa “padre”, fundador de la vida monacal y encargado por unanimidad de velar por el bienestar animal, en particular por los que conviven bajo nuestra tutela. Éste 17 de enero, a las puertas de la iglesia, hemos vuelto a recordar y revivir el enternecedor rito. Con ilusión hemos presentado nuestras mascotas para solicitar la protección del santo. Es de agradecer la labor de nuestros párrocos, D. Miguel y D. Felipe, por su disposición y ánimo para las tradiciones religiosas que transforman lo que sería un día banal en todo un acontecimiento especial y diferente. Gracias, y como decimos por aquí en los actos tradicionales, “que de hoy en un año”, (a lo que se contesta
 "en paz y salud").     


Oraciónes de bendición:

Oh, Dios, que todo lo hiciste con sabiduría,
y que, después de crear al hombre y la mujer a tu imagen,
le diste, con tu bendición,
el dominio sobre todos los animales,
extiende tu mano con benevolencia
y concédenos, por intercesión de San Antonio Abad,
que estos animales nos sirvan de ayuda
y nosotros, tus servidores,
ayudados con los bienes presentes,
busquemos con más confianza los futuros.
Por Jesucristo nuestro Señor.
Amen.

Oh, Dios, autor y dador de todos los bienes,
que has hecho que también los animales
sirvan de ayuda al ser humano
en sus necesidades y en su trabajo,
te pedimos por intercesión de San Antonio Abad
que utilicemos debidamente estos seres,
necesarios para nuestra subsistencia.
Por Jesucristo nuestro Señor.
Amen.

Frases para la reflexión:

Cuando el hombre aprenda a respetar incluso al ser más pequeño de la creación, sea animal o vegetal, nadie tendrá que enseñarlo a amar a sus semejantes.
(Albert Schwweitzer)

La compasión por los animales está íntimamente ligada a la bondad de carácter y se puede afirmar con seguridad que quien es cruel con los animales no puede ser una buena persona.
(Arthur Schopenhauer)












sábado, 12 de enero de 2013

Vidriales, escaparate de Europa



Parafraseando a Einstein, “si siempre haces lo mismo, no esperes resultados diferentes”. Así, como un gran paso atrás, para intentar caminar en otra dirección, se nos ha presentado el viernes 11 de enero, en el bajo del ayuntamiento, el proyecto puesto en marcha en la Chana de Congosta enmarcado en el europeo LIFE. Proyectos para la mejora del medio ambiente, demasiado castigado por la tecnología que exige nuestro actual nivel de vida. En el ámbito de la agricultura, la sobreexplotación para dar mayor productividad, a costa de calidad y excelencia, está llevando al campo al agotamiento y a la transformación en terrenos improductivos e impredecibles. Algo que ocurre hasta en nuestros pequeños huertos, cada año es más necesario el tratamiento químico para no cosechar desastrosamente, aunque al final en el plato nos encontremos lo que hemos cultivado: química. Y hay a quien no le importa, si por ejemplo sus pimientos son los más grandes, brillantes… e insípidos del pueblo. Pero si que es verdad que importa. Importa y urge evitar el calentamiento global que el CO2 provoca al aumentar los niveles del vital efecto invernadero. Importa y urge concienciar que más vale vivir con mesura que malvivir rodeados de cachivaches que parecen facilitarnos la vida y en realidad nos esclavizan trabajando para ellos, además de contaminar gratuitamente. Importa y urge cuidar la naturaleza, y para ello es elemental permitirle la renovación de los recursos naturales, ayudándole a reciclar y volviendo a los métodos tradicionales que permitían una perfecta simbiosis. No sé si el proyecto saldrá bien o mal, desconozco las perspectivas; sé que será difícil por los cambios extremos de temperatura de la región, por las fatales heladas, por la poca calidad del terreno elegido, por la numerosa fauna… etc., pero también sé que cualquier tipo de investigación siempre acarrea algo bueno y ojalá aquí lo encuentren. Los campos escogidos ya verdean, no me he atrevido a comprobar cuanto hay de hierba y cuanto de cereal; lo que si he visto es la antiquísima técnica de “a cerro” que usaron nuestros abuelos labrando la tierra con el arado “de madera”, o “de orejones”, el desusado arado romano. También pretenden la mezcla de agricultura y selvicultura, por los beneficios que se puedan aportar mutuamente, y la activación con micorrizas para dar más arraigo y vitalidad. Importa y urge, por último, concienciar que lo sano y saludable no es siempre lo más bonito. Nunca cambiaré a sabiendas la peor lechuga de Prepalacio por el mejor manjar hidropónico del mundo, ni un mísero pollo de cualquier corral de Ayoó por mil veces su peso en carne mutada genéticamente por maravillosa que me la presenten. Dicen que comemos con los ojos; creo que nunca deberíamos tratar de engañar a nuestro estómago, al fin y al cabo,
 somos lo que comemos.







PRENSA



RADIO


El pasado martes día 15, en RNE Zamora, entrevista de Evaristo Lobato, natural de Carracedo, a Zacarías Clérigo, sobre el proyecto CO2 en el Ayuntamiento de Ayoó de Vidriales.


video



domingo, 6 de enero de 2013

El Cántico de Reyes








El folclore es el síntoma más evidente de la cultura popular tradicional. Leyendas y cuentos, música y bailes, trajes y adornos, aperos y enseres…; todos los rasgos particulares de un pueblo muchas veces se esconde en viejos baúles y arcas, en polvorientos trasteros, arrugados apuntes manuscritos o memorias decrépitas. Aunque se guarde con celo, es fácil poner al descubierto el folclore para su disfrute, puesto que se saca y enseña con rapidez y orgullo a quien muestre interés. Casi todo ha llegado a nuestros días de forma oral o de mano en mano, y siempre de generación en generación, de ahí la extraordinaria importancia de su recuperación, reconstrucción y custodia. Por eso me parece importante añadir un eslabón nuevo a la cadena, cumpliendo una importante condición: que no se note que es nuevo. En Ayoó tenemos un ejemplo reciente, un hecho que parece tradición, y de hecho cuenta con la base y la bendición de los ayoínos, aunque su autor tenga solamente 68 años. Él es Emilio López Ferreras, también autor de la poesía a su tío Ismael, ya publicada en otro artículo, y creador del Cántico de los Reyes Magos que cada año recorre las calles de nuestro pueblo en boca de los jóvenes. El origen fue un encargo: en una visita navideña a la casa familiar, su padre, Felipe, animó a Emilio a componerlo, conociendo su habilidad y facilidad para la poesía. Como otros cánticos a los reyes ya existentes, se salmodiaría los días de reyes, en la iglesia durante la misa, a las puertas del alcalde, del cura, del maestro, del presidente de la Hermandad, y por último en los bares. Y así fue desde entonces, salvo contadas excepciones, como los mozos se juntan, ensayan, e interpretan lo que ya conocemos como tradición inmersa en nuestro modesto folclore, que se unió a otras actividades navideñas, como la de juntarse también la víspera de año nuevo para limpiar los lavaderos del pueblo, la poza del “Coito”, la poza del caño y el pilo de la Iglesia. Después saldrían a pedir recompensa por las casas, con el pretexto del buen trabajo realizado. La gente le daba comestibles y algo de dinero, para hacer una comilona todos los mozos. Que al Cántico de Reyes se le ha cogido cariño es indudable, no hay más que ver como la juventud, poco animada a participar en otras tradiciones, se presenta voluntaria para incluirse en este coro, y cantar como si del himno ayoíno se tratara. Carmen Conde, escritora, decía que “La poesía es el sentimiento que le sobra al corazón y te sale por la mano”. Alguien puede hacer un regalo de poesía a una persona, y ser vitalicio; la puede regalar a una familia, y que sobreviva a su prole; Emilio ha donado un gran trabajo a un pueblo y sus generaciones venideras, un regalo imperecedero de Navidad, y será para una eternidad. Emilio, tu generosidad es solo comparable a la grandeza de tu corazón.




                 Cántico del día de reyes


1- Gente noble somos/ los que aquí llegamos,
licencia pedimos,/ los reyes cantamos,
los reyes cantamos.

2- Después de las buenas noches/ que a todos les deseamos,
pidiendo vuestro permiso,/ esta historia comenzamos. (BIS)

3- En una noche muy fría/ de los más crudos inviernos,
un astrónomo de oriente/ examina el firmamento. (BIS)

4- Una estrella que destella,/ deslumbra su pensamiento,
pues ésta es la señal/ que anuncia un nacimiento. (BIS)

5- El astrónomo es un mago/ que se llama rey Gaspar,
y a dar la noticia viene,/ a Melchor y Baltasar. (BIS)

6- Los soberanos deciden/ en asamblea real,
de hacer los preparativos/ y al niño ir a adorar. (BIS)

7- A lo lejos por un llano/ de un inmenso arenal,
caminan blancos camellos/ y hombres con traje oriental. (BIS)

8- Una estrella en la noche/ les guiaba desde el cielo,
y en sus coronas de magos/ reflejaba su destello. (BIS)

9- Una brisa juguetona/ movía sus ricos mantos,
de colores rojo y verde,/ de los reyes soberanos. (BIS)

10- Esclavos negros guiaban/ al pié de la caravana,
enterrándose en la arena/ sus desgastadas sandalias. (BIS)

11- Caminaban los camellos/ lentos y con pasos cortos,
y entre sus flecos de seda,/ tocan cascabeles de oro. (BIS)

12- En fila viene el cortejo/ y a la ciudad se encamina,
preguntando por Herodes/ para darle la noticia. (BIS)

13- El gran rey asustado/ sus adivinos consulta,
y estos contestan diciendo,/ leyendo las escrituras. (BIS)

14- Es en Belén de Judá/ el lugar de tal suceso,
pues de aquí ha de salir/ quien gobernará mi pueblo. (BIS)

15- Herodes dice a los magos/ con traidores sentimientos,
- comunicadme a la vuelta/ la verdad de tales hechos. (BIS)

16- Al salir por la ciudad/ por una puerta escoltada,
se le aparece la estrella/ anteriormente ocultada. (BIS)

17- Les conduce a Belén/ y en un establo se para,
indicándole el lugar/ del redentor de las almas. (BIS)

18- Allí los esclavos negros/ a grandes voces gritaban,
- abrid, abrid el portal,/ dejadnos libre la entrada. (BIS)

19- Pero los reyes le indican,/ muy bajito u con voz clara,
- cuidado no despertar/ al que nos guía y nos manda. (BIS)

20- Los esclavos temerosos/ a sus camellos agarran,
y estos con la pezuña/ muy despacito llamaban. (BIS)

21. Al mismo tiempo la puerta/ del viejo y pobre portal
se abre dejando a los magos/ al descubierto el umbral. (BIS)

22- Viejo ya con barba blanca/ y una aureola de perlas,
con el cayado en la mano,/ un anciano se presenta. (BIS)

23- Su vestido era azul, /bordadito de estrellas,
como el cielo de verano/ en las noches muy serenas. (BIS)

24- Al verse en su presencia/ los tres magos de oriente,
al momento se inclinan/ y doblan su hermosa frente. (BIS)

25- El anciano les sonríe,/ con el encanto de un niño,
dejando libre la entrada,/ pasad, buenos reyes, dijo. (BIS)

26- Sobre un humilde pesebre,/ desnudito y tiritando,
en unas míseras pajas,/ hay un niño reclinado. (BIS)

27- Una admirable mujer,/ de encantadora belleza,
lo contempla entusiasmada/ inclinando la cabeza. (BIS)

28- Desde otras tierras, Señora,/ vienen tres reyes de oriente,
llenos de amor y fe,/ traen al monarca presentes. (BIS)

29- El incienso de los dioses, /oro y mirra le ofrecemos,
a besar sus santos pies/ permitidnos que lleguemos. (BIS)

30- Los tres reyes se levantan/ para salir del portal,
pues ya habían adorado/ a Dios rey celestial. (BIS)

31- A los camellos ordenan/ los pajes arrodillar,
para montarse los magos/ y a su tierra cabalgar. (BIS)

32- Decididos sin temor/ a sus tierras se encaminan,
pero fueron advertidos/ por unas voces divinas. (BIS)

33- Y estas voces misteriosas/ de una vieja o de rapaza
de la inspiración divina/ de esta manera cantaba. (BIS)

34- Caminad santos reyes/ por caminos desviados,
que por caminos reales,/ Herodes envió soldados. (BIS)

TODOS- Y a las gentes de Ayoó/ de veras les deseamos,
que esta historia de los reyes/ haya sido de su agrado. (BIS)
Y a los tres reyes pedimos/ que vivamos muchos años,
para escucharlos ustedes,/ nosotros para cantarlos. (BIS)




martes, 1 de enero de 2013

El belén de los juguetes




Muy bien. Cuatro componentes de la Asociación Española de Coleccionistas de Playmóbil (AESCLIK), han tenido el detalle, agradecido regalo de Navidad, de representar un belén con los famosos “clicks” en el MAEC, Museo Arqueológico y Etnográfico de Castrocalbón. El lejano en el tiempo y lugar, histórico pueblo de Judea, imaginado y encarnado con las clásicas escenas bíblicas: la inevitable del portal, con un José Playmóbil, una María Playmóbil, y un Jesusito Playmóbil Playmóbil (lógico, ¿no?), los correspondientes animalitos que según la tradición calentaron con cuerpo y aliento el establo, el recurridísimo castillo del malo malísimo Herodes y su abundante guarnición, una angelical anunciación a los pastores, y los 3 reyes magos que también la tradición manda poner, aupados en sus monturas, acompañados de pajes y con las alforjas repletas de regalos. Aparte, toda suerte de oficios y costumbres en el desparramado pueblo, pletórico, tan rebosante de detalles que se necesitarían horas para descubrir y comentar la minuciosidad de los 12 metros cuadrados y las más de 1500 piezas del belén. Un conjunto enternecedor, divertido, colorista, creativo y original, un belén, para mí, en mayúsculas. Qué menos que agradecer al grupo, y agradezco, además creo que en nombre de la totalidad de visitantes, el trabajo expuesto. Aunque no lo hayáis hecho con ese objetivo, sé que no vamos a reconoceros lo suficiente el montón de horas de dedicación y cariño que habéis invertido, como muchos tampoco entienden que el trabajo no consiste en el despliegue, si no también en la penosa retirada, voluminoso almacenamiento y necesaria limpieza del local. Y no os desaniméis, que el año que viene también hay Navidad. Por cierto, seguramente nunca el niño Jesús en nuestra comarca se habrá visto rodeado de tantos juguetes; como es Navidad y se pueden pedir deseos, deseo que os lo tenga en cuenta, y os proporcione un venturoso año 2013.
 Gracias por endulzarnos el día.





















Algunos datos sobre AESCLICK: La asociación nace en el año 2004, de la mano de Juan Antonio Maldonado y Juan Miguel Soler, con el objetivo de divulgar este juguete y añadir formalidad a esta afición. Precisamente en el 2004 se celebra el 30 aniversario de PLAYMÓBIL, llevando contabilizadas desde sus inicios alrededor de 1,8 billones de figuras vendidas. AESCLICK ostenta el título del record mundial en la coorganización de la exposición de figuras, con 68808, presentada en Barbastro (Huesca) en el año 2010. Organizaciones de ferias, quedadas, exposiciones como la de Castrocalbón, y actividades en centros de salud para niños hospitalizados y colectivos desfavorecidos, incluyendo regalos en época navideña, son su intachable carta de presentación. Nunca 7,5 cm de juguete ha dado tanto juego. Enhorabuena a la asociación, y gracias una vez más por elegirnos.