eltijoaquin@hotmail.com - facebook.com/El Ti Joaquin

domingo, 22 de septiembre de 2013

Tornadera






Unas herramientas imprescindibles en cualquier casa rural, son las que llevan un mango largo de madera por donde se agarra con las dos manos, y en extremo opuesto varios “dientes” de también de madera o de acero, siendo su número, tamaño y colocación el adecuado al trabajo a realizar. Los nombres de estas herramientas varían de una familia a otra, de un pueblo a otro, y no digamos si cambiamos de valle o de comarca. Lo curioso es que el diseño y las proporciones vienen a ser las mismas, será que “en todos los sitios cuecen habas”, en este caso, las mismas tareas agrícolas o ganaderas. Quienes hayan residido en un pueblo ya sabrán de sobra a las herramientas que me estoy refiriendo y no me atrevo a nombrar, por aquello de que alguien me corrija, y por lo que acabo de explicar, además con razón. Pero como “sin riesgos en la lucha, no hay gloria en la victoria” (Pierre Corneille (1606-1684), comienzo por la descripción de la que lleva más palo y menos hierro: el “forcón”. Dos o tres cortos dientes de hierro y un largo palo de madera que se utiliza para cargar en un transporte (carro, remolque…) hierba, leguminosas, manojos de cereales, “alpacas”, etc. Con algo de menos palo, más hierro y en ángulo de 90 grados, hecho con una herramienta gastada, no puede faltar la “guincha”, o “descargador del abono”, que como dice el nombre se usa normalmente para vaciar el comentado transporte arrastrando desde el suelo, con cierta comodidad y limpieza. Otras herramientas manuales, y completamente de madera, son el “bieldo” o “biendo” (ya estamos), un mediano utensilio para aventar o remover cereales en las eras, que consta de un mango que atraviesa una madera triangular con media docena de pequeños pero anchos “dientes”; la “tornadera”, “horcajo” u “orca”, de una sola pieza, formada de una rama de árbol, haciendo “de verde” su forma, secada y pulida para hacer agradable su tacto y trato, que se usa como la herramienta anterior y además para majar leguminosas; el “rastro”, con el mango más largo, unido en el centro a una madera rectangular y en agujeros poco espaciados, unos cortos “dientes” para arrastrar con comodidad hacia un lugar los restos de las siegas y así aprovecharlos; y la “bienda”, o “bilda de la paja”, que es la mayor de la familia y sirve exclusivamente, por su fragilidad y tamaño, para cargar la paja recién trillada en el transporte arriba mencionado, o para guardarla por el “boquerón” en el pajar. Y llegamos a la herramienta estrella, la multiusos, la imprescindible: La “bilda”, “bienda”, “bielda”, “purridera”, “tornadera”, “horca”… Mil nombres, casi todos copiados de sus hermanas, para esta herramienta de mango de madera, como las demás normalmente artesanal, y una ligera aunque robusta estructura de hierro con 6 largos “dientes” que sirve para todo lo explicado anteriormente y además para cavar el terreno, arrancar patatas, cargar o “arramar” abono, limpieza de granjas, majar leguminosas o cereales, etc. El nombre tornadera es el más usado para esta sencilla y eficaz herramienta, y viene de tornar, del latín “tornare”, teniendo su origen en las herramientas usadas durante la trilla, cuando era necesario remover las pajas para que nada quedara sin triturar, coloquialmente “darle la vuelta”, “volver”…, por aquello de voltear la mies a una posición óptima para proseguir con la acción del trillo. En Ayoó, otra palabra con la misma raíz marca el fin de las parcelas, sobre todo por “las puntas” (extremos), son “las tornas”, porque hasta allí se llega con la labor y es necesario volver. Curioso. Recientemente he descubierto que Tornadera es también el nombre de un grupo leonés de música folk, o tradicional, que me gusta más, con sede en La Bañeza. Se me antoja un digno nombre para tan agradecida labor, la de inmortalizar esa parte de la cultura popular, la más alegre y pegadiza, transferida verbalmente durante siglos y fielmente depositada en nuestros días por verdadero amor al arte desde la frescura del directo, o de sus evocables grabaciones. Un nombre de romántica sonoridad, y magistral significado. Con Tornadera nos harán volver, nos devolverán lo fresco de entre lo molido y manido. Ante su música descubriremos viejas que no peores formas de diversión, de comunicación, de esparcimiento. El pasado domingo, en la plaza mayor de La Bañeza fueron la guinda de una tradicional fiesta como es la Alubiada. Arrancaron incluso desde las pruebas de sonido, aparentemente sin esfuerzo, nuestros aplausos e interés por esa música sin edad y sin límites. Pocas veces la sencillez se torna tan brillante. Gaitas, variada percusión, flautas, mandolina, rabel, acordeón… y qué decir de las voces, como también es digno de recuerdo el solo ejecutado por el veterano del grupo, D. Ángel, quien sobre una clásica tabla de lavar en ríos o pilos, frotando un mortero con una mano y golpeando el pilón con la otra, y con esa singular voz que solo prestan los años, nos recordó un viejo cantar molinero. Si el grupo Tornadera comenzó su discografía “Reviviendo”, yo he registrado el pajar para desempolvar, y revivir fotográficamente algunas de las herramientas descritas. Por último, la sincera felicitación de éste ya incondicional seguidor en agradecimiento por una tarde completamente satisfactoria. Y que pronto “volvamos”… con Tornadera.



















jueves, 12 de septiembre de 2013

María


La mujer más conocida en la historia de la humanidad es, sin duda, María, de la estirpe de Abraham. Hija de Joaquín, pastor de la tribu de Judá y de Ana, de la progenie del Rey David. En España, según las estadísticas de nacimientos, María es el nombre elegido para una inmensa mayoría de niñas, más de 6.400.000 mujeres en la actualidad lo llevan, simple o compuesto. El día 8 de septiembre en el santoral se celebra el nacimiento de aquella enigmática mujer, la madre de Jesús de Nazaret; poco se conoce de su vida, apenas detalles en unos textos apócrifos del Protoevangelio de Santiago, o Libro de Santiago, como lo conocía Orígenes, escrito a principios del siglo II. Allí se cuenta como Joaquín se casó con Ana, matrimonio que terminó considerado indigno para los hebreos por no haber tenido descendencia a los 20 años de casados. Entonces Joaquín reunió su ganado y se marchó al desierto, abandonando a su mujer, quien rezando imploraba la gracia de un hijo. Un día un ángel se le aparece y le dice: - “Ana, el señor ha escuchado tu plegaria, concebirás y darás a luz una hija, y se hablará de tu primogénita por toda la tierra” (IV – 1). Una niña que "a los 6 meses se puso en pié, caminó 7 pasos y se lanzó al regazo de su madre” (VI – 1). A los 3 años la ofrecieron como habían prometido al Señor para ser “su sierva todos los días de su vida” (IV – 1). Ya tenía 12 años cuando el gran sacerdote Zacarías mandó llamar a todos los viudos de la región con sus varas para elegir guardián para María. La señal fue una paloma, que se posó sobre la cabeza de uno de ellos, de profesión carpintero y llamado José, quien la llevo a su casa y le dijo: “Te he sacado del Templo del Señor, ahora te dejo en mi casa, y me voy a construir otras casas, volveré junto a ti; el Señor te protegerá” (IX – 3). Mi madre (también María, Ana María), me ha recitado un fragmento de un antiguo cántico que encaja perfectamente en esta parte de la historia:
Estando un día la Virgen
en su aposento encerrada,
con el corazón decía,
y con el pensamiento hablaba:
- ¿Quién será esa doncella
que ha de ser inmaculada?
Mi Dios, quien la conociera
para estar en su compaña.
Estando con ese pensamiento
la Virgen, un ángel se presentaba
con – Dios te salve, María
que llena eres de gracia,
el señor está contigo,
yo te traigo la embajada.
Turbada quedó la Virgen
oyendo estas palabras…
- Hágase tu voluntad
si el Padre Eterno lo manda.
Volvió José de una obra en Cafarnaún y encontró a María encinta, por lo que decidió repudiarla. “Pero ella lloró amargamente diciendo: - Soy pura y no conozco varón” (XIII – 3). Otro ángel se le apareció en sueños al carpintero y le dijo: “No temas por este niño; pues el fruto concebido en ella es obra del Espíritu Santo; dará a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús; salvará a su pueblo de los pecados” (XIV – 2). En el también apócrifo Evangelio del Pseudo Mateo, considerado calcado del de Santiago, cuenta el origen de una extendida tradición: “Cuando alguien la saludaba (a María), respondía a modo de saludo: -Gracias sean dadas a Dios”. (VI – 3) De aquí es de donde viene la costumbre de responder “gracias a Dios”. 1950 años después de estos hechos, el consejo de Europa, organización político-jurídica, convocó un concurso para la confección de su bandera. Se presentaron 101 proyectos, y fue elegido por unanimidad el de Arsène Heitz (1908 – 1989), natural de Estrasburgo, padre del diseño de la actual bandera de 12 estrellas con fondo azul, adoptada oficialmente el 8 de diciembre de 1955 que curiosamente es la festividad de la Inmaculada Concepción. El Apocalipsis describe: “Una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza", y el azul simboliza la virginidad, la piedad y el cielo; es la iconografía tradicional de María, en la advocación de la Virgen Milagrosa de la que Arsène era devoto, y la que usó en un arrebato de inspiración. Hasta la Unión Europea, creada bajo el principio de secularismo, lleva símbolos Marianos. El norte zamorano venera con todos los honores a María en septiembre. El primer fin de semana lo hace en Donado, a la Virgen Peregrina; El segundo en Vecilla de Trasmonte a la Virgen de la Vega, o de las Bollas, y también en Olleros de Tera, a la Virgen del Agabanzal; y el tercero en Río Negro del Puente, a la Virgen de la Carballeda. El 8 de septiembre también se celebraba una gran fiesta en el entorno del Santuario de la Virgen del Campo. La feria grande, la romería perdida de Vidriales, la cita de los pueblos que viajaban grandes distancias andando o a caballo de sus animales de trabajo para verse bajo la protección de María en las eras de Rosinos de Vidriales. En uno de los retablos de este templo, una imagen recuerda a Joaquín, con su pequeña hija en brazos. Otras imágenes del retablo mayor nos muestran momentos felices de la vida de esta mujer, como fue el nacimiento de su hijo Jesús, rodeados de pastores o reyes, y el más doloroso que una madre pudiera imaginar, soportar con impotencia como su hijo muere clavado a un madero. Para una inmensa mayoría María fue algo más que una excepcional mujer, por eso nadie en la historia ha llevado tantos y tan bellos calificativos. San Antonio de Padua decía que “El nombre de María es júbilo en el corazón, miel en la boca y melodía en los oídos”. Para mi es Ejemplar María, y como vidrialés me gusta elogiarla con nuestro himno:
Nobles tierras de Vidriales,
campos de valor y fe,
dadme nuevas de mi Madre,
la Madre que siempre amé.
Ella en mi niñez
mi cuna meció,
por eso desde niño
siempre la quise yo.
Es nuestra Virgen del Campo,
dulce faro de la mar,
es el amor de mi alma
desde que yo supe amar.
En mi juventud
mis pasos guió,
por Ella hasta mi sangre
derramaría yo.
Desde ese trono de gloria,
Reina y Madre del amor,
bendice a tus fieles hijos,
calma su pena y dolor.
Vidrialeses, llegad;
vidrialeses, decid:
“Seremos, gran Patrona,
tuyos hasta morir”.







domingo, 1 de septiembre de 2013

La ruta verde a La Peregrina



Será que soy inconformista, como Einstein, que acertó diciendo “si haces siempre lo mismo no esperes resultados diferentes”. El primer domingo de septiembre se celebra en Donado la romería en honor a la Virgen Peregrina, la preciosa Virgen del Rosario traída del Vietnam. El sábado anterior es menester hacer andando el camino desde Congosta, como también es tradición, y este año hemos resuelto hacerlo por la vía alternativa, la que se podría llamar “ruta verde”, por aquello de no hacer siempre lo mismo. Lejos del asfalto, y de los motoristas que han tomado la sinuosa ZA-125 como su particular pista de carreras y ejercicios, lejos (con tristeza) de los encantadores pueblos de la Carballeda, pero embebecidos entre urces, jaras, robles, pinos, helechos…, cielo azul y aire puro, un buen bocadillo a mitad de camino, y ya cerca de Muelas de los Caballeros y del mediodía, unos cuantos pobladores que nos salieron a recibir, y no precisamente en son de paz. Si sin sacrificio no hay recompensa, ese fue nuestro sacrificio. Eran “tínfanos”, (tábanos , tábanus bovinus), que aunque los machos se alimentan mayoritariamente de néctar, las hembras buscan con ansia sangre caliente, nada que no se solucione con algunos manotazos y el agitar al caminar de una ramita de urz. Este hecho me trae a la memoria el viejo cuento del matrimonio peregrino, que decidieron meter garbanzos en los zapatos como ofrenda de sufrimiento. Tras horas caminando, el hombre mostraba ya evidentes signos de cojera, y al ver que su esposa andaba tan a gusto, le preguntó si también había cumplido la promesa de los garbanzos. –“Claro,-contestó- pero yo los cocí primero”. El punto de reunión de peregrinos, se vaya por donde se vaya, es el complejo Rokanegra, en Muelas de los Caballeros. Unas cervecitas, buena charla, el comentar del camino, remedios caseros para dolores y ampollas, proyectos para el año próximo… hasta la hora de comer, que cada cual hace a su forma. Hay quien prefiere restaurante, quien vuelve al río y come y descansa al lado del agua, nosotros sacamos nuestra potente empanada de la panadería de Celso y Geno, compartimos, reponemos fuerzas, y tras una pequeña sobremesa… la siesta de rigor. A las 6 de la tarde el último tramo, el que nos separa de Donado. A las 7 misa de peregrinos, oficiada por el rector del Santuario, Don Manuel Benavides, especialmente por los venidos de Congosta, Ayoó y valle de Vidriales, como también reza su cartel de fiestas. Alrededor de 30 kilómetros realizados con gusto por personas de todas las edades, cerca de 40 peregrinos andando desde Congosta y otros muchos en coche, en una tradición renovada año tras año. Con permiso, quiero hacer mención de dos señoras: Dorita, de 76 años y Carmelina, de 79, asiduas caminantas, dueñas de pura vitalidad y de un gran sentido del humor, que llegaron tan frescas como otras tantas veces a los pies de la Virgen Peregrina, en este camino que engancha y se vuelve imprescindible. Un día espiritual, social, sencillo, sin más trabas que lo que falta para repetirlo. Es nuestro compromiso, 
que ELLA nos guíe.










P.D.- Fotos aéreas copiadas del SIG-PAC.  Para visualizarlas mejor hacer "clik" encima.